Tiempo de lectura: 8 minutos

A lo largo y ancho del mundo existe una cantidad inmensa de culturas, cada una con creencias, historias y tradiciones únicas o singulares. México es conocido mayormente por ser un país sumamente cultural y lleno de tradiciones en cada rincón. La festividad a la muerte es una de las tradiciones más emblemáticas, pues la población siente un enorme respeto por ella, sin embargo, también es común que se realicen actividades en forma de “burla” hacia ella, haciendo que los mexicanos tengan la celebración que une magia y tradición a la perfección.

Día de Muertos

La celebración de Día de Muertos es una mezcla de culturas y creencias, por una parte tiene sus raíces en el México prehispánico dónde la población consideraba que cuando alguien moría, éste realmente lo que hacía era renacer a otro mundo. Por la otra parte, con la llegada de los españoles y el cristianismo se mezclan sus tradiciones de venerar a los fallecidos con regalos, ofrendas y oraciones. El resultado final es el Día de Muertos como se conoce en la actualidad, donde los familiares esperan la llegada de sus seres queridos desde “el otro mundo” y los reciben con distintos elementos que conforman las ofrendas, conectando así, el mundo de los muertos con el de los vivos durante el 1ero y 2ndo de noviembre.

En 2008 la festividad de Día de Muertos en México fue declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Conjunto de tumbas llenas de ofrendas. Foto: @toquedeadrenalina

EL ALTAR Y LAS OFRENDAS

Uno de los elementos más característicos de esta celebración es la puesta de Altares llenos de ofrendas. Cada elemento representa algo particular y, entre otras cosas, se cree que representa los 4 elementos de la naturaleza: Tierra, Aire, Fuego y Agua. La importancia de colocar las ofrendas se debe a que las almas viajan de regreso y ese trayecto es largo y cansado, por lo que al llegar son bien recibidos por su comida, bebida y recuerdos que los consuelen de ese pesado llegar. Las mascotas que han partido también se han ganado un lugar en esta celebración y actualmente son incluidos en los altares y ofrendas de los hogares.

¿CÓMO SE CONFORMA UN ALTAR Y LA OFRENDA?

Flores de Cempasúchil

Esa flor de color naranja / amarillo que da color a esta celebración. En náhuatl (lengua indígena mexicana) significa flor de 20 pétalos y es símbolo del resplandor del sol. Entre muchas historias que tiene, se dice que es la encargada de abrir el portal y conectar el mundo de los muertos con el de los vivos, sirviendo de guía y camino… Su presencia es vital.

Calaverita de Azúcar

El toque “divertido” de la ofrenda. Son colocadas con el nombre de una persona, ya sea del difunto o de sus familiares vivos y es un tipo de broma modesta que no ofende a ninguno ni se cree que por eso sea el siguiente en estar en la ofrenda. Son comidas por los familiares y/o amigos.

Comida

El platillo favorito del difunto, para que a su llegada pueda deleitarlo y reponer energías.

Frutos

Además de la comida, es importante incluir diversos frutos de temporada como naranjas, plátanos, ciruelas, calabazas, etc. Pues además de alimentar a las almas, representan el elemento Tierra.

Velas

Idealmente deben de ser 12 cirios o veladoras y de color morado, sin embargo pueden ser menos. Eso sí, colocados en pares y algunas formando una cruz, de esta manera se representan los cuatro puntos cardinales para poder orientarse.

Cruz

Puede ser de sal, ceniza, tierra o cal y se pone para recordar la fe católica con la que esperamos la llegada de los seres queridos. Hace referencia a una frase dicha en el Miércoles de Ceniza: “Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás”, recordando así que se regresa a la tierra desde la que salió. La cruz se coloca junto a la foto del difunto en la parte superior del altar.

Copal / Incienso

Representa el paso de la vida a la muerte, además de alejar a los malos espíritus. Es la representación del elemento Viento, pues se esparce por el aire creando caminos.

Pan de Muerto

Uno de los elementos más representativos de la ofrenda y comerlo es toda una tradición para los mexicanos (delicioso con una taza de chocolate caliente). Representa la generosidad del anfitrión y tiene un significado: la parte central es el cráneo, las partes resaltadas a los lados representan los huesos y el sabor a azahar y anís es por el recuerdo a los ya fallecidos.

Foto: Shutterstock

Vaso de Agua

Ideal para calmar la sed después del extenuante viaje y reforzarlo para su regreso. Además se pueden incluir también bebidas alcohólicas favoritas del difunto. La idea es preparar un banquete para su disfrute.

Fotografías

La parte principal del Altar. La foto del difunto es el claro señalamiento de que este fue preparado para él / ellos y que sus seres queridos lo esperaban con ansias. Como dato extra, en la Película de Pixar: Coco, la historia cuenta que el colocar la foto del difunto en los altares familiares era señal de que aún no era olvidado. Si un difunto quería cruzar el portal hacia el mundo de los vivos en Día de Muertos pero su foto no estaba colocada en ningún altar, no le era posible atravesarlo. Esta referencia representa la importancia de cada año dedicar un sitio especial para honrar a quienes se adelantaron.

Papel Picado

Sin olvidar que esto es una total celebración, el Papel Picado es una artesanía mexicana que adorna esta época y simboliza la alegría y color con la que se espera la visita de los difuntos. De muchos colores y con figuras divertidas de esqueletos y calaveras, adornan los altares, calles y hogares.

Foto: @yosoitu

Artículos Personales

Algunas personas dejan desde cambios de ropa limpia hasta juguetes y artículos favoritos que reflejen la personalidad del difunto y su gusto por ellas.

Mucho empeño y amor

El factor más importante. Montar un altar con sus ofrendas es una actividad que va cargada de cariño y añoranza. Sin importar si es chica o grande, las familias dedican bastante tiempo en armarla, además, claro, de pasar la noche velando el altar donde haya sido puesto, ya sea en casa o en el panteón, así que realmente refleja el amor y disfrute de su visita durante esta fecha tan especial.

Foto: El Heraldo de México

Michoacán, méxico

Aunque es una tradición nacional, existen lugares dónde la festividad se vive de forma más intensa. Michoacán es considerado como uno de los mejores Estados del país mexicano para vivir de cerca esta experiencia, los diferentes pueblos que conforman la zona lacustre del Lago de Pátzcuaro se llenan de alegría y color durante la preparación de la celebración de Día de Muertos.

Los pueblos más visitados en estas fechas son: Pátzcuaro, la Isla de Janitzio, Santa Fe de la Laguna y Tzintzuntzan.

Tzintzuntzan – Pueblo Mágico

Foto: @toquedeadrenalina

Después de haber escuchado que las zonas de Pátzcuaro y Janitzio eran las más concurridas, decidimos venir aquí.

Tzintzuntzan (la palabra más divertida, difícil de pronunciar y escribir de todo el viaje jaja) significa “Tierra de colibríes” y está ubicado a 40-50min aprox. de la ciudad de Morelia. Conocida como la que fue la ciudad más importante del Imperio Purépecha (comunidad indígena de Michoacán), el lugar sigue conservando sus raíces y sitios arqueológicos importantes para la historia.

La noche de Día de Muertos

@toquedeadrenalina

Conforma el sol se va ocultando y la luna saliendo, la iluminación del pueblo no viene del alumbrado público sino de la cantidad estratosférica de veladoras que comienzan a ser encendidas. Señal clara de que al caer la noche, las almas de los seres queridos que partieron comenzarán su visita.

La misa principal es a las 7 de la noche y de ahí parten las familias con veladoras y flores hacia el panteón. En la Plaza Principal del Pueblo hay actividades familiares: danzas y música tradicional, degustación de comida y bailables. Nosotros decidimos seguir el camino de la iglesia y nos dirigimos al panteón. Desde lejos era inevitable admirar como se hacía presente el color naranja y blanco por la combinación de cempasúchil  y velas, el cual llamaba la atención incluso desde la carretera.

Unas horas antes había llovido bastante, por lo que todo el pueblo estaba mojado, con algunos riachuelos escurriendo por las calles y el panteón lleno de lodo. Sin embargo, al pasar por debajo de un arco gigante de flores y frutos, todo lo demás pasó a ser secundario. Es indescriptible la verdadera magia en la que se transformó la escena. Nada de lo que habíamos escuchado o leído sobre esta celebración le hacía justicia alguna a lo que estábamos viendo…

Alegría y Duelo

La celebración y convivencia “normal” de los mexicanos con la muerte es algo que genera intriga y confusión para muchas personas que visitan el país. A pesar de estar dentro de un panteón en el Día de Muertos, rodeados de tumbas y viendo fotografías de las personas que ahí yacen, se respira un ambiente de paz y tranquilidad. Sabemos que es una celebración triste porque se recuerda con mayor intensidad a los que ya no están pero las expresiones de la gente que ahí está son de felicidad y alegría. Ellos saben que por 1 noche al año sus familiares regresarán a visitarlos y podrán reencontrarse. Además, el hecho de que la gente vaya y aprecie las decoraciones de las tumbas y se maravillen con este arte, es motivo de orgullo para estas personas.

Los detalles son extraordinarios. Cada tumba representa no solamente los elementos básicos de un altar, sino que también la personalidad auténtica de cada difunto. Por ejemplo, vimos decoraciones de cempasúchil en forma de bicicleta, otra de saxofón, algunas de cruces e incluso calaveras, dándole el toque personal.

Tradición y Turismo ¿Mala combinación?

Para nosotros, la intención de venir a visitar el panteón era conocer de primera mano la raíz de esta tradición, saber cómo los habitantes del pueblo honran a sus muertos, qué hacen y cómo es la noche de Día de Muertos. Sin embargo, hubo algo que realmente nos defraudó y fue la actitud y comportamiento de muchos turistas, tanto nacionales como extranjeros, que no tenían respeto dentro del panteón. Notamos como pasaban sin fijarse en los detalles, buscaban la tumba “más grande o adornada” para conseguir el spot perfecto para las fotos, algunos tomaban las flores de cempasúchil y después seguían caminando incluso por encima de las tumbas debido al exceso de lodo que dejó la lluvia.

Ver todo esto nos dio la sensación de que realmente nuestra visita era un tipo de “invasión” al espacio que cada persona creó para sus difuntos. El panteón es un sitio muy personal y sagrado y nosotros como turistas tenemos la obligación de demostrar ese respeto si queremos ser parte de estas tradiciones locales.

Viviendo la esencia de Día de Muertos

Después de la situación anterior, seguimos recorriendo el panteón y sus tumbas teniendo en cuenta el no molestar o interrumpir a las familias.

Fue así como conocimos a Francisco Andrés, quien velaba 4 tumbas de sus seres queridos al mismo tiempo. Triste y acomodando las macetas con cempasúchil que se caían debido a lo inestable del suelo por la lluvia, tenía una botella de mezcal en la mano.

Lo saludé con un –buenas noches- y le pregunté si él había adornado todas las tumbas. Rápidamente me contestó que sí y ahora tenía una sonrisa en la cara iluminada por la luz de las velas. Apolo se inclinó sobre una de las tumbas y le ayudó a acomodar las macetas y veladoras caídas. Mientras tanto, Francisco Andrés comenzó a contarnos historias sobre sus abuelos, su tía y su padre y las aventuras que tuvieron en vida y que recordaba con cariño.

45 minutos  después y con 4 shots de mezcal encima que nos invitó, fue momento de despedirnos. Le pedimos permiso de tomar fotografías y nos agradeció con emoción el habernos acercado a platicar y hacerle más llevadera la noche, pues aunque es motivo de añoro y alegría por la visita, es inevitable extrañar y sentir tristeza por los que ya no están.

Regresamos con el corazón lleno. Podemos decir que realmente entendimos el significado de la tradición de Día de Muertos: Familias esperando con ansias este día, poniendo en el altar las cosas favoritas de sus seres queridos y sobre todo, abrir el alma y corazón para recibir, una vez al año, a aquellos que partieron antes y vienen a visitarlos nuevamente.

Regreso a Morelia

La Capital del Estado de Michoacán también se llena de color en estas fechas así que no dudamos en darnos una vuelta por el Centro Histórico antes de terminar nuestro viaje.



¿Qué opinas de esta tradición? ¿La has vivido?
¿Acostumbras poner un altar en tu casa en Día de Muertos?

Comparte con nosotros si en el lugar en el que vives se celebra de forma diferente, ¡nos encantaría conocer más!

Síguenos  en Instagram y Facebook  para acompañarnos en próximas aventuras o lee algunas de las anteriores en nuestro Blog 😀

¡Saludos y gracias por leernos!

– Con cariño, Apolo & Susana.


toquedeadrenalina

¡Hola! Somos Apolo & Susana y te compartimos las mejores experiencias de turismo activo y naturaleza. Poniendo el #toquedeadrenalina en cada aventura!

5 commentarios

Isra · 8 diciembre 2019 a las 1:38 pm

Q padre experiencia! Definitivamente el próximo año iré con mi esposa a disfrutar del día de muertos en tzintzuntzan! Sigan disfrutando de México! Esperamos más experiencia por vuestra parte! Nos encanta su blog!!!

    toquedeadrenalina · 8 diciembre 2019 a las 11:37 pm

    Totalmente recomendado hacer el plan para disfrutar de esta experiencia el próximo año. ¡Un abrazo para ti y tu esposa! Gracias por seguirnos, pronto seguiremos compartiendo historias sobre nuestro viaje por México 🙂 .

Aroa · 30 noviembre 2019 a las 3:11 am

Me encanta esta empresa, me lo he pasado genial y el trato es lo mejor. Para repetir y no parar .

Ana · 29 noviembre 2019 a las 5:03 pm

WOW!! Que padre anécdota!! Definitivamente el día de muertos en Mexico es una experiencia sin igual, felicidades!!! Me hicieron sentir como si yo también hubiera experimentado esa tradición con ustedes. Saludos!!

    toquedeadrenalina · 30 noviembre 2019 a las 2:37 am

    ¡Gracias por tu comentario, Ana! Nos alegra muchísimo saber que te transmitimos esa experiencia. Te recomendamos el próximo año ponerlo en tu lista 😉 ¡Saludos de vuelta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Día de Muertos en Tzintzuntzan, Michoac…

Tiempo de lectura: 8 min
5